h1

La guerra es paz. La libertad es la esclavitud. La ignorancia es poder.

05/01/2010

El Gran Hermano te vigila.

Después de leer el sexto capitulo de Los elementos del periodismo, “Vigilar y dar voz al que no la tiene”, no puede uno sino pensar en que, cada vez más, el propio periodsimo ha de ser vigilado.

La creación de grandes conglomerados empresariales, que absorben empresas informativas resta mucha credibilidad y libertad de acción al periodista. ¿Para qué tirar piedras contra tu propio tejado? La información que transmitan, por tanto, corre gran riesgo de estar, si no viciada, cuidadosamente “seleccionada”.

Como los autores adelantan, la tecnología ayuda a vigilar tanto a los organismos públicos como a los medios de comunicación, incluso permie competir con ellos. Sin embargo, es paradójico que un periodista vigile a otro ¿no?

Parece que el periodista independiente es cosa del pasado, pero existen tímidas y embrionarias iniciativas, como TomPaine.com, que, sin afán de lucro, investiga lo que los medios comerciales dan de lado, o la Fund for Investigative Journalism, que otorga becas a aquellos periodistas freelance que no estén amparados por una gran empresa informativa. El problema de estos métodos es que son sin afán de lucro y/o dependen de subvenciones filantrópicas. Véase: nada que ver con el mercado. El flujo de capital puede cortarse y dejar el periodismo de investigación de verdad, el crítico, aquel que vigila las injusticias de los gobiernos, en la estacada.

El Campaign Study Group, de Dwight Morris, investiga campañas electorales y temas políticos y económicos varios en profundidad para otros medios, de los que se lucra, pero se trata de un servicio muy especializado que no garantiza la independencia para la  matoría de periodistas.

Además, ambas soluciones necesitan del interés de la opinión pública y, para que llegue a ella, de los medios comerciales de los que estas medidas huyen. Y, si despiertan el suficiente interés, bien pueden verse absorbidas y volver al redil, a la dictadura del capital.

Mientras los grandes medios opten por mirarse el ombligo y emplear infoentretenimiento en aras de la audiencia y las tímidas iniciativas en aras de la independencia periodística no terminen de cuajar la independencia del periodismo tiene un futuro muy negro.

Anuncios

One comment

  1. […] del poder de “empresa” sobre el binomio “empresa periodística” del que ya hemos hablado en otras ocasiones. La redacción, pues, tiene a alguien por encima, ajeno a los criterios […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: