Posts Tagged ‘Irak’

h1

Eras pasadas, guerras y terrorismo (mediático o no)

01/11/2009

Esta es una selección de portadas de El País sin venir a cuento… ¿O sí?

Podría haber elegido otro diario, por no hablar de otras portadas, pero, ya sea por su contenido, ya sea por su forma, éstas me han parecido merecedoras de ser recordadas.

24-02-81

23f

Toda una declaración de intenciones, un apoyo necesario para destruir la malsana esperanza en una vuelta a los (recientes) “viejos tiempos”.

Un buen ejemplo en el que tomar partido, hacer un firme gesto por la libertad, no daña ni empaña, sino que refuerza los códigos deontológicos del periodismo.

24-08-91

19910824elpepipag_1_I_LBW

Es el fin de una era y la muerte, como reza la declaración que sirve de titular abajo, de la institución que inauguró aquel experimento fallido que fue el comunismo.

Una foto impactante muestra quién manda de ahora en adelante, el hombre fuerte que sustituye en todos los ámbitos a aquel renovador que fue Gorbachov.

12-09-01

porta+el+pais+americad

Es una clara muestra de la confusión y paranoia del momento: “máxima alerta mundial”. La foto lo dice todo y el titular tan solo anuncia un atisbo de la paranoia que está por venir.

Esta otra portada marca el comienzo de una nueva era, la era del terror mediático que se extendió por todos los EEUU y, como siempre, se contagió al resto del mundo.

16-02-03

20030216elpepipag_1_I_LCO

Una espectacular foto que copa todo lo ancho de El País para dar una muestra de la multitudinaria protesta en favor de la paz.

El titular tan sólo corrobora lo que los ojos del lector pueden contemplar, si bien transmite ya en su segunda palabra cómo fue ese “no”: masivo.

12-03-04

20040312elpepipag_1_I_LCO

Una portada que, si bien sólo en detalles contextuales se aleja del tema de la del doce de septiempre de 2001, muestra claras diferencias. Las víctimas se han cuantificado, y ya en el subtítulo se apunta a dos posibles autores .

Pero es la foto la que transmite realmente el horror que evoca el titular. El horror, sí, pero también la solidaridad y el arrojo que este no alcanza a expresar.

Anuncios